CORCUERA: PREMIOS MUNDIALES, INNOVACIÓN Y EXPORTACIÓN

La empresa quesera de La Puebla de Montalbán ha conquistado cinco medallas en la última edición del World Cheese Awards, el campeonato mundial del producto. La investigación y la búsqueda de nuevos sabores, claves de su éxito.

Quesos Corcuera es una empresa fa-miliar que hunde sus raíces en una tradición de décadas mientras enca-ra el futuro a través de la innovación y la investigación. La trayectoria de la firma se remonta más de 70 años atrás. En 1947, el padre de los actua-les dueños creó su propia quesería en la toledana localidad de La Pue-bla de Montalbán. Carmen Corcue-ra, hija del fundador Eusebio Cor-cuera, recuerda aquellos primeros años, con animales ayudando al transporte del producto y con ventas centradas en los mercados locales de más proximidad. Ya en el año 2000, los propietarios levantaron la nueva fábrica.

Recientemente, Quesos Corcuera ha vuelto a ser premiado en el World Cheese Award, el certamen interna-cional más importante del sector. La empresa pueblana regresó del con-curso con cinco preseas que ratifican su permanencia entre la elite inter-nacional de los productores. En la edición 2018, los cinco quesos galar-donados han obtenido sus medallas en las categorías de queso de cabra con pimentón (plata), queso man-chego viejo (plata), queso manchego semicurado (bronce), queso man-chego curado (bronce) y queso de cabra natural (bronce).

Desde que comenzara su activi-dad hace más de siete décadas, Que-sos Corcuera ha obtenido más de 50 premios en los certámenes naciona-les e internacionales más prestigio-sos. Incluso, una de las referencias de la quesería toledana fue premiada en el encuentro de chefs y sumilleres de la International Taste & Quality Institute (iTQi) con la distinción de premio al sabor superior (Superior Taste Award) con evaluación senso-rial en cata de sobresaliente.

Más de tres cuartas partes de la producción de Quesos Corcuera se dedican al queso manchego con de-nominación de origen. El sello que otorga el consejo regulador garantiza la calidad de un producto vinculado a la tierra como pocos otros. Además de los quesos manchegos, la quese-ría de La Puebla de Montalbán ofre-ce a sus clientes quesos de cabra y quesos de mezcla (con leches de va-ca, cabra y oveja).

Carmen Corcuera estima como positivas las perspectivas para su em-presa. «Vamos adaptándonos a los gustos del consumidor, que van cam-biando. Y siempre innovamos», ex-plica la responsable. En la fábrica tra-tan de traducir las demandas de los clientes en nuevos productos que les satisfagan. «Pensamos qué podemos sacar nuevo, qué le damos al merca-do», dice. Entre las referencias recien-tes más exitosas destacan un rulo de cabra enmohecido, dos quesos sua-ves pero de fuerte sabor hechos con pasta de queso azul aunque con co-lor final blanco y un queso fresco sin lactosa.

En la empresa se felicitan por es-tar «entrando en las grandes superfi-cies» y por mantener un buen mús-culo exportador. El queso manchego parece gozar de mejor cartel fuera. Corcuera exporta a Estados Unidos algo más de la mitad de su produc-ción con DO, una cuarta parte a ter-ceros países y el resto al mercado na-cional. «Mi distribuidora puso la se-milla en Estados Unidos; antes apenas había manchego allí», cuen-ta Carmen. En el territorio de la gran potencia mundial, operan con las marcas Campo de Montalbán, Trigal -«la que más»- y Corcuera.

Comments are closed.